la forma de nacer tiene un impacto a la vida, 
estar tratado con respeto nos enseña a dar respeto
recibir amor nos enseña a dar amor cuando, como, donde, con quien parir es cuestión personal y debería que estar tomada bien informada

Hola soy Aneke Schmittner!

Me gustaría compartir con ustedes un poco acerca de cómo llegué a ser una partera practicando partos humanizados en México. Más abajo en la página pudes leer algunas de las experiencias de mis clientes para tener una idea de como su parto fue para ellas!

Yo nací, gracias a mis papas Ruth y Rudi en 1976 en Alemania ,un parto rápido y bonito –así dijo mi mama- en hospital, pero mi mama, abuela, bisabuela, todas nacieron en casa, sin dificultades ninguna. Crecí en amor y con disciplina a la vida en un ambiente familiar unido y comprometido al servicio.

Terminando la preparatoria estudié por 3 años la partería profesional en el Universitaetsklinikum Jena ( Alemania), en cual aprendí el cuidado alrededor embarazo, parto y puerperio, también el uso de homeopatía, aromaterapia y poca acupuntura. Así en 1998 tenía el título de partera profesional, y inmediato seguía trabajando en hospitales, practicando lo que aprendí y aprendiendo de las parteras mayores con más tiempo de práctica. Mis estudios fueron muy complejos, para estar preparada de resolver urgencias y emergencias de la parturienta y del recién nacido.

Acostumbrada al servicio en el hospital de 1500 partos al año, donde atendí a las futuras familias en su proceso de ser padres, los partos fueron 80% vaginales, y muchos en agua, en cuclillas, sentados (en libertad a la  posición durante el parto). Yo me dediqué siempre a cuidar lo más amoroso y natural que se puede, y los resultados fueron bonitos.

Llegando en Noviembre 2000 a México busqué la opción de trabajar en equipo con otras parteras y doctores aquí, pero no existía el modelo partera-medico. Así empecé de juntarme con las parteras de la zona (Tulum , Playa del Carmen, Cancun) y formamos equipo partera-partera para atender a las futuras familias. Desde 2001 estoy trabajando para ustedes, en los partos dignos y humanizados y amorosos en toda la Riviera Maya, de Cancun a Tulum.

Me especialicé en dar consultas en el embarazo, clases psico-profilacticos para mujeres y parejas, acompañamiento en el parto (en su casa o en el hospital – en agua, y en cualquier posición -) y puerperio, doy atención especial en la lactancia, ofrezco con mi saber y amor atención en las situaciones difíciles del empiezo de la vida, doy meditación y visualización para cada miembro de la familia para una nueva era de conciencia .La preparación de placenta ( encapsulación) y tratamientos naturales postparto, incluyendo la sobada maya son parte de mis servicios también.

Al lado de ser partera, me encanta ser madre de 3 preciosos hijos:

Marlon Dante nació en 2001 en Tulum en una palapa.
Nemo Elíah nació en 2003 en Alemania en agua en casa en Bavaria.
Jade Frida María nació en 2007 en Tulum en casa.

Sin embargo, con toda certeza puedo decir que Aneke se mostró siempre segura, confiada, y con un profundo conocimiento de su profesión. Nos ayudó a traer a Dharana después de un parto largo, complejo y aleccionador, como todo lo valioso en éste mundo. 

Su entrega fue total, nos acompañó durante horas, dos días para ser exactos, sus consejos y recomendaciones siempre fueron acertados y cuando sentimos que no podíamos más nos llenó de ánimo para continuar.

Así fueron también sus atenciones durante el posparto, sus indicaciones claras y acertadas, la preparación de la placenta en cápsulas, el té, la homeopatía, el licuado revitalizante.

Su compañía y su experiencia nos ayudaron a transitar por la experiencia de parir en casa a nuestra segunda hija que pesó 4 kilos al nacer y que nos mostró que el cuerpo humano y sus capacidades son misteriosas y maravillosas.

Gracias Aneke

METZTLI - Mama de Dharana

Desde antes de estar embarazada sabía que quería tener un parto humanizado sin intervenciones. 

Un día, hojeando una revista en Playa, vi un artículo de Aneke. Entonces supe que ella sería mi partera cuando estuviera embarazada. Dos años más tarde ya estábamos esperando a nuestro bebito y obviamente la contacté. Aunque viajamos mucho, tuve un embarazo muy bonito y tranquilo.

Trabajé mucho con meditación y visualizaciones para el momento del parto… Tal vez fué por esto, que el día del parto me impactó cuando Aneke me dijo que tendríamos que ir al plan B al hospital, que a bebé no le estaban gustando las contracciones y que se recuperaba lentamente su ritmo cardíaco entre cada una.

Recuerdo estar en shock, sólo pensando: “y ahora? mi parto en agua?” Pero Aneke me dijo que todo iba a estar bien y que en dos horas y media tendría a mi bebé en mis brazos… Me costó mucho los primeros instantes hacerme a la idea que así sería pero solté todas mis expectativas, mi esposo me miró y nos abrazamos extasiados y nerviosos, sabiendo que íbamos finalmente a conocer a nuestro bebé.

Estoy súper agradecida con la medicina y con los doctores que estuvieron presentes en mi parto y que hicieron posible que nuestro bebé esté sano y fuerte con nosotros. Infinitamente agradecida. Por supuesto también con Aneke por haber estado sujetando mi mano en todo momento, junto con mi esposo, de esa forma no me sentí invadida porque me iba contando paso por paso lo que seguía.

Y así nuestro bebé llegó dos o tres horas después… Ya no pensé más en el proceso de como llegó a mis brazos, porque así tenía que ser. Porque al final del día, parir por cesárea, también es parir. Gracias Aneke por seguir presente hasta ahora cada vez que necesito de tus sabios consejos. 

KAREENA - Mama de