El agua

El parto en el agua es una modalidad de parto natural que emergió en la década de los sesenta en Europa y USA, con excelentes resultados en embarazadas de bajo riesgo.

Los padres se enfrentan a la maternidad en forma natural, eliminando el concepto de que la madre “se mejora del hijo”. Sus ventajas se traducen en un parto con el mínimo uso de medicamentos y anestesia, ya que el parto acuático y los ejercicios de relajación, disminuyen el dolor del parto.

En el parto acuático la madre recibe a su hijo en una tina individual con agua mantenida a la temperatura corporal. El niño nace en el agua, evitando la experiencia traumática al cambiar de un ambiente a otro.

Casi nunca hay necesidad de intervención médica.


El nacimiento en el agua es extremadamente seguro: De los más de 45.000 nacimientos en el agua registrados en el mundo, no existen datos sobre complicaciones peligrosas (para la vida de la madre o del bebé) debido al nacimiento en el agua.

Riesgos

Existe el riesgo de que el bebé trague agua? El problema no sería tragar agua ya que todos los seres humanos lo hacemos. El problema sería aspirar agua. El bebé está dentro del agua (líquido amniótico) en el vientre materno, por lo tanto sus vías aéreas están llenas de líquidos.

Mientras permanece dentro del agua no tiene los estímulos para respirar o llorar, por lo tanto no hay riesgos de aspiración. Los bebés nacidos dentro del agua no acostumbran llorar inmediatamente después del nacimiento.

El parto en el agua no representa ningún riesgo adicional para la madre y el hijo. Las revisiones científicas efectuadas en Europa, especialmente en el Reino Unido, concluyen que entre un parto normal y un parto acuático atendidos por un profesional, no existen diferencias de morbilidad y mortalidad. Es importante destacar que el parto acuático debe ser atendido por un especialista, aún en embarazadas de bajo riesgo.

Biblioteca

Obtenga acceso a nuestra biblioteca de recursos, consejos y guias para mamas, sobre el embarazo, el parto y su vida despues. 

Flexibilidad

Es verdad que el agua ayuda a relajar a la madre tanto como al bebé? Si, el agua es relajante para cualquier persona. Cuando llegamos a casa cansadas la primera cosa que hacemos es tomar un buen baño relajante.

Para la parturienta no es diferente, el agua calma y da una sensación de limpieza, especialmente el baño con ducha. Esto es muy bueno para la gestante que elimina muchas secreciones el trabajo de parto. A la preñada la bañera le resulta más suave ya que el agua ayuda a sostener el peso de su cuerpo lo que produce una sensación muy agradable, además de relajar la musculatura del periné y de todo su cuerpo.

Como ya es sabido que todo lo que la madre siente lo siente el bebé, si la madre está calmada y relajada el bebé también estará así. El nacimiento en el agua es un método extremadamente apacible tanto para la madre como para el bebé. La madre y el bebé sufren menos ansiedad. La madre puede encontrar una posición cómoda que sea más eficientemente y fácil para facilitar el descenso del bebé a través del canal del parto, facilitando así una transición más apacible para el bebé. Al método se le atribuyen numerosas ventajas tanto para la mujer como para el recién nacido.